4/08/2017

El diablo y el señor Blanco, Luís G. del Castillo

Unha novela curta, unha novela negra moi bonita.
Axeitadiña para exseminaristas e para a Semana Santa: os misteriosos sucesos que se producen arredor dunha igrexa madrileña. Roubos de rosarios, aparicións do demo, curas, beatas, sancristáns. Polo medio un máis ca interesante detective sen licenza que vai tentar desenguedellar os misterios (non só os do rosario).
Moi ben escrita, con ironía e humor.
Lese moi rápido e pódese aproveitar para fecelo no móbil, na tableta, no portátil... Non a perdas!!!

11/13/2016

O comportamento dos seminaristas

En “O amor nos días escuros de Birkenau(Alberto Canal, Edicións XERAIS- 59%) dise dun personaxe: “actuaba dun xeito demasiado formal e todos os seus xestos eran moi calculados. Como se fose seminarista e recibise unha formación rexa e espartana que lle deixara como pegada un trato cerimonial propio de quen tivo que asimilar ritualmente os modos de comportamento para as diferentes situacións da vida”.
Eu que botei anos de Seminario en Lugo mírome ao espello e non me vexo así.
O día 3 temos o xantar anual de ex-seminaristas, hei mirar polo rabo do ollo para os demais a ver se os vexo comportárense dese xeito.

11/02/2016

LUGO- COSECHA DEL 66 por XL FERREIRO



LUGO- COSECHA DEL 66

Hace cincuenta años
los relojes ronroneaban los días,
el sol se tomaba su tiempo en cada hora
y los segundos eran problemas matemáticos.

Los domingos paseábamos la ciudad de tres en fondo,
el fútbol en chocolatinas La Cibeles,
la naturaleza en Vida y Color
y a las siete un televisor para cien.

Hace cuarenta y nueve años
las noches también eran amargas,
había nombres llegados del infierno
y las bendiciones te golpeaban por la espalda.

Dios merodeaba detrás de cada esquina,
los jueces se ocultaban en los confesionarios,
la eterna muerte y la condena permanente
se acostaban contigo violando cada sueño.

Hace cuarenta y ocho años
ya cruzábamos las miradas con los intocables,
nos tragábamos la sal en silencio
y nos erguíamos en los peldaños de los castigos.

Las muchachas ocultaban sus pechos de champan,
los amigos crecían hasta la muerte,
un herrumbroso vino nos asediaba la cabeza
mientras las puertas de la calle no esperaban nuestro regreso.

Hace cuarenta y siete años
los caminos se separaban a contratiempo,
el horizonte nos arrojaba del paraíso,
el viento se cuajaba en melancolía.

 En los libros hallabas palabras ofensivas
ahora ya cubiertas con mantos de Belleza,
encontrabas la muerte mezclada con la vida,
los caminos más anchos, las ventanas más bajas.

Hace cuarenta y seis años
llovía, y no importaba que siguiese lloviendo.
Nos mostraban el cielo cubierto de cuchillos
y cruzábamos la noche a pecho descubierto.

Descubrimos la dulce amargura de los besos,
los ojos incrustados en el ángulo muerto
de una blusa turgente y un botón entreabierto,
una falda de cuadros, las rodillas al viento.

Hace cuarenta y cinco años
la oscuridad era desmedida, eran muchos los puertos,
nebuloso el destino, vacilante la voluntad,
perplejas las miradas, indolentes los caminos.

Las puertas baldías, áridas las aceras,
yermo el pensamiento, insolvente la palabra,
fugaces los lunes, sumisos los cercanos,
y en nosotros exhausto el corazón.

Hace cuarenta y cuatro años
se hizo otoño el verano y no hubo junio.
Los árboles se fueron deshojando
con nuestros nombres escritos en el viento.

Se apagaron las últimas manos apretadas,
las últimas miradas a las ventanas vencidas,
los últimos gritos en los patios remozados,
los últimos abrazos rebosantes de promesas.

Hoy, después de cincuenta años,
regresamos por diciembre a nuestro origen,
retornamos al inicio de los caminos
que nos empujaron a lo más alto de uno mismo.

Nosotros somos todo lo que somos de nosotros,
somos el total de cada uno, somos el infinito perpetuo,
la playa inextinguible de nuestro pensamiento.
El recuerdo uno a uno, hasta un último nombre
que se desvanezca, nos hará inmortales.

                                          5 10 16- XL FERREIRO